El viernes la clase mejoró un poco. Me tocó de nuevo la profesora del primer día (van rotando) y aunque la clase sigue siendo de un nivel bastante bajo, aprendo nuevo vocabulario. La semana que viene tengo que ver cómo sigue este curso, porque yo no quiero perder el tiempo y me pusieron en una clase donde algunos ni siquiera saben leer bien el katakana. 

En las dos últimas clases hicimos origami, al menos en esta clase te ponen con gente de distintos niveles y pude hacer kaiwa (conversación, 会話) con algún compañero. La clase estuvo más chula que las otras, teníamos que explicar al compañero los pasos que había que seguir para hacer un Chopper o un Pikachu de origami.

Después de clase volvimos a casa para comer y descansar un rato, ya que a las 14:00 teníamos que estar de vuelta en la escuela porque nos iban a llevar a un templo. Era el día 7 de Julio, por lo tanto, el tanabata (七夕).

El tanabata es una celebración japonesa que vino de China. La historia es muy bonita, porque cuenta que Vega y Altair (dos estrellas y amantes) están separados por la Vía Láctea y solo pueden verse el día 7 del séptimo mes lunar del calendario lunisolar, en Kyoto fue el viernes, pero en otros sitios se celebra el 7 de agosto.

Nos llevaron al santuario Kitano (Kitano Tenmangū, 北野天満宮), está a unos 20 minutos de la escuela. Yo alucino porque cerca de casa tenemos muchas cosas impresionantes de ver y no lo sabemos, cosa que me encanta, ir descubriéndolo día a día.

Este templo es popular porque los estudiantes van a rezar para que les vaya bien en los estudios. Además, el 25 de cada mes hay un mercado, ¡estoy deseando ir!

Al entrar por el torii (鳥居) gigante de la entrada tienes que ir por un camino hasta el templo, en este camino tienes que ir andando o por el lado izquierdo o por el derecho, nunca por el medio, ya que ese es el camino para los dioses.

Realizamos el temizu (手水) en el temizuya (手水舎), lugar que suele estar en la entrada. El temizu es la ablución en los santuarios japoneses. Consiste en una ceremonia para lavarte las manos y la boca y así expulsar el mal. A mí me salió fatal, en el momento de purificarme la boca intenté hacerlo llevando el agua en la mano pero obviamente se me cayó toda porque soy muy torpe. Leí en internet que podías llevarte el agua hasta la boca transportándola en el cazo, siempre que no tocases el cazo con la boca, pero después de unos días, vi en un templo las instrucciones de cómo se hace y al parecer tampoco se puede. Hay que tener mucho cuidado con lo que leemos en internet porque hay mucha información errónea.

En el santuario me compré un tanzaku (短冊, tira de papel donde escribes un deseo) y colgué el deseo en una ramita. Todo estaba precioso con los deseos de la gente colgando de las ramas.

En el santuario descubrí una de las cosas que más me fascinó desde mi llegada, los goshuinchou (御朱印超). Los goshuinchou son unos cuadernos que llevas a los distintos templos por los que pasas y te los sellan, además del sello (goshuin) te escriben a mano el nombre del templo y la fecha. Tienes que pagar por el sello y es como un donativo al santuario o templo. El cuaderno lo puedes encontrar en muchas tiendas e incluso en algunos templos y santuarios. Me gustaría mucho comprarme uno de esos cuadernos, me parece una de las cosas más bonitas que vi aquí.

Después de nuestra visita al santuario fuimos al supermercado a comer algo, me comí una gelatina (como no), un meron pan (メロンパン) y un helado de té verde. El helado de té y el meron pan son dos de las cosas que tenía apuntadas en mi lista de comidas que quiero probar. Ambos me encantaron, el meron pan me pareció una mezcla de bollo de leche y roscón artesanal recién hecho, el helado… increíble.

Le llaman meron pan porque imita la forma de un melón.