Dentro de tan solo cinco días comienza mi viaje. Todo el mundo me está preguntando si tengo todo preparado y que qué me falta por arreglar antes de ir.

Para no olvidarme de nada, llevo semanas confeccionando mi lista de cosas que tengo que llevar. Creo que puede ser útil para futuros viajeros, así que os dejo la mía:

  • Ropa, alguna mochilita, calzado, lentillas, utensilios de higiene personal, etc.
  • Repelente de mosquitos, pastillas para poder digerir lactosa, ibuprofeno y la medicación que tengo que tomar en estos momentos. Con esto tened cuidado y si tomáis algún medicamento que requiere prescripción médica, deberéis informaros de si podéis llevarlo sin más o si tenéis que llevar algún justificante.
  • Yo no puedo dejarme atrás mis utensilios de dibujo como tableta gráfica, un bloc de dibujo y mis lápices y colores.
  • Ya que voy a ir a una academia de japonés, llevaré mis apuntes y cosas para clase, una libreta y mi estuche.
  • Portátil.
  • Cargador de móvil.
  • Batería externa.
  • Auriculares.
  • Para la academia tengo que llevar una foto de carnet para el primer día, así que no se me puede olvidar.
  • Pasaporte.
  • Candados para las maletas.
  • Dinero en efectivo y tarjeta.
  • El regalo que le vamos a hacer a la anfitriona de la casa de Kyoto, y algunos regalos más en caso de que los necesitemos, ya que en Japón hay una cultura bastante grande de mostrar tu agradecimiento mediante un regalo.
  • Quizá mi amiga Yaiza me deje una buena cámara de fotos, bueno, ella me la deja, pero tengo que decidir si quiero llevar conmigo esa responsabilidad o no. Creo que podrían salir fotografías muy chulas, pero es algo que tengo que pensar.
  • Y por último y no menos importante, llevaré un adaptador de corriente que podéis encontrar en casi cualquier ferretería.

Hay algo que me planteé mucho si pedir o no, y es una wifi portátil o una tarjeta sim para el móvil. Al final decidí no llevar nada de esto, en las casas en las que me alojo (tanto Kyoto como Tokyo) hay wifi, en la academia y estaciones igual… así que en principio creo que puedo sobrevivir sin internet por la calle, además va a hacer que esté menos pendiente del móvil y voy a sentirme obligada a preguntar información a desconocidos. Es una forma de obligarme a hablar más en japonés, ya que soy una persona a la que le cuesta mucho soltarse.

¡Si alguien ve que me olvido de algo importante que no dude en comentármelo!