La que se encargó de buscar los vuelos, voy a ser sincera, fue mi sempai.

Primero pensamos en un vuelo Madrid – Osaka de ida y vuelta, pero hubo un “problema”, aunque vayamos a estar en Kyoto y por eso el aeropuerto al que tenemos que ir es el de Osaka, los últimos días del viaje tenemos pensado visitar Tokyo, así que era un poco problemático ir con todas las maletas desde Kyoto hasta Tokyo y luego ir de Tokyo a Osaka para coger el vuelo de vuelta, además, tendríamos que pagar el tren Tokyo – Osaka y al ver precios descubrimos que no es muy barato.

Decidimos entonces coger un vuelo desde Madrid hasta Osaka y luego otro vuelo desde Tokyo hasta Madrid. Por hacer esto, es decir, coger solo vuelo de ida y no ida y vuelta, los billetes salieron bastante más caros que con el anterior vuelo que teníamos pensado coger (Madrid – Osaka ida y vuelta), además tenemos que sumarle al precio el vuelo de ida y vuelta Vigo – Madrid. Pero bueno, aunque ahora tengamos que pagar esto después nos devuelven el dinero de los vuelos ya que entra en la beca.

Al final los vuelos quedaron así:

Ida: 

– Vigo – Madrid.

– Al día siguiente de la llegada a Madrid cogemos otro vuelo que es Madrid – Osaka con una escala en Abu Dabi y otra escala en Hong Kong. La suerte es que al menos, las escalas son cortitas, de hora y media o dos horas. Este vuelo es en total de 23 horas y cuarenta minutos, una locura.

Vuelta:

– Tokyo – Madrid, solamente con una escala de dos horas en Abu Dhabi. La duración del vuelo es de 21 horas y cincuenta minutos.

– El mismo día que llegamos a Madrid ya hacemos Madrid – Vigo.