Mientras no salía la lista definitiva había que ir tomando algunas decisiones ya que lo más probable es que la lista no sufriese cambios.

1º ¿Ir a Japón sola o en caso de que ella quisiera, con mi sempai?

Lo de ir sola o con mi sempai no fue difícil de decidir, ya nos conocíamos de los cursos anteriores e hicimos siempre buenas migas, lo hablamos y las dos creímos que era mejor ir juntas. Es cierto que al ir juntas vamos a hablar mucho en castellano y no va a ser tanta inmersión lingüística como si fuésemos separadas pero es que ir solas nos parecía una locura, ninguna de las dos ha ido nunca a Japón, además si una se pone enferma o tiene algún problema, siempre va a tener el apoyo de la otra. Además, sinceramente, yo soy un desastre y me pierdo incluso en mi propia ciudad, creo que una vez en Japón no sabría ni salir del aeropuerto…

2º ¿Cuánto tiempo ir? El mínimo son dos semanas, ¿serían suficientes dos semanas para aprender algo?

Este punto ya costó más y a estas alturas todavía no me había decidido. Primero tenía claro que en caso de hacer el viaje, iría las dos semanas. Más adelante seguiré contando la evolución de esto, ya que de dos semanas pasaría a decidir quedarme un poquito más de tiempo en Japón.

3º ¿Cuándo ir?


En principio pensaba que era obligatorio ir en Semana Santa, es decir, en Abril, y solamente quedaba un mes para eso. Más tarde en la reunión que tuvimos en la EOIV nos aclararon que podíamos ir cuando quisiéramos, siempre que fuese antes de que acabase Septiembre, ya que es en Septiembre cuando tienes que entregar en el Ayuntamiento las facturas de los vuelos y la academia.

Como estoy estudiando, decidí que ir en verano era mejor ya que así no perdería clase y además tendría más tiempo para organizar el viaje. Esto nos lleva a la siguiente pregunta:


4º ¿Ir a través de una empresa o por mi cuenta?


Fue difícil tomar la decisión. Escribí a dos empresas que te ayudan con el viaje pero no me hicieron mucho caso, una no me contestó y la otra sí pero no me facilitó la información. Es cierto que la empresa te facilita muchas cosas como el tema de conseguirte el vuelo, las facturas, la academia… pero mi sempai y yo somos así de “valientes” y decidimos organizarlo nosotras.

Antes de haber salido las listas definitivas ya habíamos contactado con KAI Japanese Language School, en Tokyo, y con Go! Go! Nihon, que es un servicio gratuito que ayuda a estudiantes a ir a estudiar a Japón.